fbpx

CALENTAR UNA CASA FRÍA

hogar caliente con nieve en la ventana

Quizá mientras lees estas líneas te encuentres fuera de casa, contando las horas para volver y resguardarte en el calor del hogar ante las bajas temperaturas de la calle, la lluvia o incluso la nieve. Ahora que el frío ha llegado y la factura de la luz se ha incrementado, saber calentar una casa fría es necesario para ahorrar y poder disfrutar de tu hogar. ¿Sabías que puedes combatirlo sin necesidad de usar la calefacción? Encender la estufa o el brasero eléctrico supone el 46% del consumo energético de los hogares españoles, lo que se traduce en un gasto importante del presupuesto a final de mes.

HOGARES FRÍOS

Hay hogares que se convierten en auténticas neveras con el invierno. En estos casos, una sola pregunta ronda la cabeza de los propietarios ¿cómo se puede calentar una casa muy fría? Lejos de lo que pueda parecer, la solución no pasa por aumentar las horas de calefacción ni su intensidad. Con ello, solo conseguiríamos encarecer notablemente la factura energética y alejarnos por completo de la eficiencia. Existen otros remedios más baratos e igual de efectivos que nos pueden ayudar.

entrando sol por la ventana

Una de las principales causas del frío dentro del hogar es la falta de aislamiento o la mala ubicación de este. Siempre que quede un resquicio por el que se pueda escapar el calor del interior, estaremos hablando de unos cerramientos sin estanqueidad y, por tanto, de una casa más fría.

IDENTIFICAR UN HOGAR FRÍO

Unas cristaleras de grosor insuficiente o con perfiles constituidos a base de materiales metálicos no proporcionan el 100% del aislamiento que necesita tu hogar. Hacen posible que el calor se escape hacia el exterior y, al mismo tiempo, que la temperatura de la calle gane terreno dentro del hogar. El invierno se cuela y conquista todas las habitaciones. Las ventanas Climalit son el primer tipo de ventanas que nos vienen a la cabeza a la hora de plantearnos cambiar las ventanas de nuestras casas. Estas ventanas son aquellas que incorporan un doble acristalamiento, o lo que es lo mismo, un vidrio doble con cámara. El vidrio doble con cámara es una solución que aísla más que un vidrio sencillo o monolítico.

Los materiales con los que está construida la casa y su calidad, la orientación, la decoración, la colocación de los radiadores, etc., también comprometen la temperatura de la casa. Si tu casa es muy fría, por algo será…

CONSEJOS PARA CALENTAR UNA CASA FRÍA

Durante el invierno, la mayor parte de los hogares sufren un notable aumento del consumo energético. Pasamos más tiempo en casa, hay menos horas de sol, encendemos más luces y utilizamos más la calefacción. Pero, si la mala suerte ha querido que nuestro hogar sea de lo más frío, perdemos mucho tiempo preguntándonos cómo calentar la casa para encontrar cierto grado de confort. Para evitar que la factura se dispare, antes de hacer cualquier reforma, deberás hablar con tu interiorista. Si por el contrario no tienes pensado hacer ninguna reforma en casa, deberás tener en cuenta alguno de los siguientes consejos:Cortinas gruesas o térmicas. Cualquier pantalla que coloquemos entre el frío del exterior y la temperatura de las habitaciones es una batalla ganada. Unos visillos de mayor espesor son una buena solución, sobre todo, a partir del anochecer. Si optas por unos de tipo térmico, en verano también serán útiles para mantener la casa más fresca.

Saludo al sol

La orientación de la vivienda influye en la absorción de la temperatura. Pero si aprovechas cualquier rayo de sol para calentar la casa, el termómetro interior puede subir unos grados. Dejar las persianas subidas y cortinas plegadas puede ser una opción para que entre más calor en casa durante las horas de sol. Si tienes que airear la casa, esas horas pueden ser las ideales para hacerlo.

calentar una casa fría
  • Las alfombras

No son aptas para todos los gustos decorativos, pero su utilidad es innegable. El suelo es uno de los elementos de la vivienda que más pérdida térmica genera. Por ello, necesitan elementos que reduzcan este defecto. Las soluciones textiles, como las alfombras o las moquetas, no aíslan, pero mantienen el calor. Siempre hay una alfombra ideal para cada espacio. Habla con tu interiorista de confianza.

  • La colocación de los muebles

Tan importante es que la casa y sus inquilinos estén bien abrigados, como la planificación de la decoración. Los muebles deben facilitar la circulación del frío y del calor. Por eso, no coloques muebles delante de los radiadores.

  • Los colores, cuestión de estado

¿Ha notado alguna vez más calor de la cuenta vistiendo una blusa negra bajo la luz del sol? Esto se debe a que los colores y la temperatura están relacionados: cuanto más oscuro es un objeto, más calor absorbe, como corrobora un estudio de la Universidad Estatal de Campinas, en São Paulo, Brasil, que afirma que el negro capta el 98% del calor que le llega, seguido del gris (90%) y verde oscuro (79%). Por supuesto, esta premisa también se aplica en el hogar. Esto es debido a que los colores blancos o claros absorben el sol, pero devuelven el espectro de luz, de manera que filtran poca energía. Hacerse con un silloncito oscuro para las hostiles tardes de invierno no es mala idea.

  • Paredes con libros y cuadros

Si llenas las paredes de libros y cuadros decorativos, aquellas que dan directamente al exterior, se conseguirá una temperatura interior más agradable. Es como si vistieras una pared. Si la recubres de objetos, su temperatura aumentará y de este modo, el ambiente de la casa será más caliente. En cambio, si dejas las paredes desnudas, el frío entrará más rápido y la sensación de frío será mayor.