fbpx

DECORAR UN DESPACHO

puerta de entrada a despacho

Rodearnos de personas positivas nos hace sentir bien. Algo similar sucede cuando nos rodeamos de objetos o muebles que son de nuestro agrado. Por ello, a la hora de decorar un despacho es importante prestar atención al estilo. La luz, el color o la decoración influyen en nosotros y en nuestra forma de trabajar.

¿Trabajas desde casa y sientes que tus horas no son productivas? Tal vez el entorno que tienes alrededor no es el más adecuado y sufras muchas distracciones.

Tomar medidas y planificar tu despacho deberían ocupar las primeras posiciones de la lista de actividades por hacer cuando tienes en mente trabajar en un despacho. Así te aseguras un espacio de trabajo funcional y confortable. Tómate tu tiempo. Mide las puertas, las ventanas y haz un croquis para posicionar los enchufes e interruptores y tus nuevos muebles de oficina. ¿Sabes donde vas a ubicar tu ordenador o impresora? Es importante a la hora de colocar los enchufes.

LA MESA

A la hora de elegir la mesa de trabajo influye mucho el tipo de labor que desempeñas. Esta marca la cantidad de material (dispositivos electrónicos, productos de organización o almacenamiento, material de sobremesa, etc.) y el espacio que necesitas para tenerlo todo en orden, y a tu alcance. Para que el desorden no afecte a tu productividad, un mueble sencillo pero elegante.

LA SILLA

El asiento soporta nuestro peso durante las jornadas de estudio o laborales. Es el apoyo para nuestra espalda, día tras día. Por ello, que disponga de formas anatómicas será muy favorable. Durante la jornada de trabajo o estudio pasas muchas horas sentado. Comprueba que tu silla de escritorio se regule en una altura correcta.

¿Cuál es tu color? Si tienes dudas con los colores claros, apuesta por el negro. Negro es sinónimo de valor seguro.

MUEBLES AUXILIARES

La decoración de un despacho también necesita de muebles de apoyo. Son todas esas piezas que te ayudan a tener tus documentos, libros o material de trabajo ordenado y listo para su consulta o uso. Si todo está en su lugar y tú sabes dónde encontrarlo cuando lo necesitas, ahorras tiempo y puedes concentrarte en lo importante. Una combinación de negro y madera, puede aportar la armonía perfecta entre sobriedad y calidez.

La posibilidad de mover un mueble y adaptarlo a nuestras necesidades, siempre es un plus. También pueden servirte para ampliar a lo largo tu escritorio y colocar en ella un improvisado office coffee, por ejemplo. Si tienen puerta, oculta en su interior lo que no te interese mostrar.

despacho con pared moorada y blanca

PAREDES

Las videollamadas son una herramienta más de trabajo cotidiano. Esto hace que las paredes y el entorno cobren una gran relevancia porque transmiten datos sobre nosotros. Puedes recurrir a la psicología del color para pintar ese fondo o enmarcarlo con láminas y cuadros.

decorar un despacho

COMPLEMENTOS

Decorar un despacho es darle vida desde cero. Los pequeños accesorios pueden terminar de conformar y marcar su identidad. También te permiten introducir pequeñas dosis de frescura, a través de su color o forma, que rompen con la monotonía y la seriedad que suele transmitir un espacio de trabajo.

Las plantas artificiales te permitirán disfrutar de un trocito de naturaleza en el interior de tu oficina. No necesitan luz, siempre estarán perfectas y su mantenimiento es nulo.

LA LUZ

La persona que necesita toda la luz del mundo, eres tú. Porque en un lugar oscuro es complicado trabajar, mientras que la luz nos estimula a estar activos. Por eso, no te olvides de potenciar la luz natural y complementar la iluminación general con luces de apoyo

DECORAR UN DESPACHO PEQUEÑO

En lugar de decorarlo a lo ancho, decora a lo alto. Convierte las paredes en tus aliadas y protagonistas absolutas. Puedes hacerlo a través del color, optando por colores fríos porque confieren amplitud o por el comodín, el blanco, que añade luminosidad.

También puedes conseguir que una habitación alargada dé la impresión de ser más cuadrada si combinas dos tonalidades de la misma gama. Solo tienes que pintar la pared del fondo del color más oscuro.

Si para ti todo esto es mucho «jaleo» y no tienes tiempo para diseñar tu despacho, recurre a profesionales. Habla con tu interiorista de confianza.