fbpx

NUEVOS EDIFICIOS BLANCOS EN VALENCIA

Edificios blancos

Hemos pasado del ladrillo naranja al “todo al blanco”. Se calcula que 80% de los edificios en construcción en Valencia son edificios blancos o tienen la fachada clara. Son edificios caros, muy modernos, domotizados y tienen estructuras uniformes.

El patrón se repite fuera de Valencia, en muchas ciudades de España en expansión. Basta con dar una vuelta por las webs de las promotoras para observar cómo la mayoría de promociones nuevas se hacen en color blanco, alejadas del ladrillo tradicional que se usó durante la burbuja inmobiliaria.

Aunque los motivos son variados lo que hay tras esta tendencia es una ola de nuevos materiales y tecnologías para revestir las fachadas. El blanco es el naranja de nuestro tiempo. Estos edificios son más modernos. Los productos son industriales y la manipulación se hace en taller. Estas fachadas son consecuencia de una demanda y una respuesta adecuada a su época.

Algunos de estos materiales llevan años entre nosotros, como es el caso del hormigón, donde lo novedoso son los procesos de prefabricación.

El catálogo de edificios que utilizan los colores blancos crecen cada día y no solo en España, también en el resto del mundo.

NO MÁS LADRILLO

La irrupción de nuevos materiales industriales ha desplazado al ladrillo como material favorito para acabar las fachadas, aunque eso no significa que haya dejado de usarse, porque sigue siendo necesario para las capas interiores.

Más que una bajada, las fábricas de ladrillo caravista notan un estancamiento de las ventas. El crecimiento no es tan alto como en el resto de materiales cerámicos, pero mantienen la compostura, quizá por el mercado internacional.

Si quieres hacer una imagen nueva puedes hacerla con ladrillo y formas, pero lo normal es ir a un material más tecnológico. En España todo lo que tiene color suena a vivienda social, y no es siempre así. El blanco estará de moda siempre.

MATERIALES CONSTRUCCIÓN DE LOS EDIFICIOS BLANCOS

El blanco simboliza la pureza y la perfección. Es la suma de todos los colores y, a la vez, la ausencia de color, motivo por el que es el preferido de los minimalistas, al favorecer las líneas y los volúmenes puros y abstractos.

En la actualidad, el blanco se asocia tanto a viviendas de un sector de elevado poder adquisitivo como a construcciones de bajo coste, donde con el blanco se pretende dar un cierto prestigio a una edificación económica. Sin embargo, hoy existen multitud de tipos de revestimientos blancos que encajan en cualquier presupuesto. Entre las fórmulas más comúnmente utilizadas podemos destacar las siguientes.

edificios blancos

Hormigón blanco. El hormigón permite la construcción tanto de fachadas como de estructuras vistas de gran belleza que no necesitan revestimientos adicionales.

Mortero de cemento y cal y pintura al silicato. Al igual que el mortero monocapa, es uno de los revestimientos más utilizados por ser más económico. Pero la pintura se deteriora con mayor facilidad que el mortero monocapa, así que la limpieza del revestimiento consiste en el repintado de la misma. 

Ladrillo blanco. Correctamente realizados, los muros de ladrillo blanco permanecen inalterables por más tiempo que otras soluciones más económicas. Apenas necesitan mantenimiento posterior y, aunque el acabado no es el liso y uniforme buscado por muchos profesionales y propietarios

Aplacado de piedra natural. Piedras blancas, desde mármoles blancos a calizas tipo alba o capri, los revestimientos de piedra natural aportan el aspecto sólido y elegante que posee la piedra. Conviene elegir variedades de poca porosidad, pues se ensucian menos y son más fáciles de limpiar.

Paneles fenólicos compactos blancos. Utilizado en sistemas de fachadas ventiladas, es uno de los procedimientos más duraderos e inalterables. No le afecta la humedad, ni los hongos ni los productos de limpieza. Es uno de los materiales más resistentes, a la vez que ligeros, que existen en el mercado. Su uso no está muy extendido en el sector residencial, quizás sea, aparte de por su elevado coste, por el aspecto como de prefabricado que proporciona.