Proyecto de interiorismo de un restaurante en la planta baja de un hotel en Madrid.
Aprovechamos el gran espacio utilizando paneles para crear diferentes acogedores estancias.

Una iluminación adecuada creando un ambiente cálido y acogedor que combina perfectamente con el mobiliario, utilizando diferentes colores y texturas en la tapicería dando un resultado más cool y diferente.

Integramos plantas y jardines verticales dando una sensación fresca que junto con la luz de los amplios ventanales y terraza hace que te sientas mas lejos de un entorno urbano.